E3 y el estado actual del videojuego

Con el E3 recién terminado me parece especialmente oportuno lanzar una pregunta, ¿se ha anunciado algo realmente relevante para la industria? Evidentemente, esto es una pregunta retótica y la respuesta pretende ser “no”(1). Como uno de los eventos más importantes dentro del sector, resulta habitual y comprensible utilizar lo evidenciado durante su transcurso como baremo para evaluar el estado en que se encuentra el ya no mundo, sino universo de los videojuegos. Me consta que las opiniones generalizadas son las de que este año ha sido uno de los mejores que se recuerdan de la feria, por lo que soy especialmente consciente de que mi postura vaya a resultar chocante. Sin embargo, lo sea o no, de aquello que me preocupa no ha sido responsable el E3 de este año sino que es un fenómeno que ha venido fraguándose desde hace tiempo, y que debido a las circunstancias en que nos encontramos actualmente, ha terminado de materializarse en su forma más palpable y definitiva en los últimos años, concretamente en aquellos que corresponden a lo que se viene a llamar “nueva generación” o “next gen”.

El problema es que la industria actual no pretende más que hacer dinero. Y esta, que es una de las grandes máximas para los habitantes de este mundo, determina irremediablemente en qué camino se va a situar la producción de bienes; sean estos ropa, pelotas de baloncesto, música, o, en el caso que nos interesa, videojuegos. Orientándose a producir un bien con la meta de obtener de él los máximos beneficios se queda sometido a una serie de condiciones que, seamos francos, van a repercutir negativamente en aquello que se pretenda generar. Si es comida, podemos observar la multinacional multimillonaria McDonalds, si son pelotas de baloncesto podemos mirar a Nike, o cualquier otra marca deportiva, si son canciones, podemos centrarnos en la lista de los 40 principales o la MTV, y, desafortunadamente, si son videojuegos, bastará con ver que el 90% de los títulos disponibles y a la venta en cualquier tienda de videojuegos son poco más que títulos eminentemente comerciales.

No deseo que se me pretenda refutar aludiendo a Gears of Wars, Uncharteds, Mirror’s Edges, Call of Duties o God of Wars. Todos estos no son malos juegos, ni mucho menos, pero cuentan con una serie de limitaciones que generan una barrera entre lo que es un producto con pretensiones estéticas, comunicativas y artísticas y lo que es mero entretenimiento directo. Porque no creo que a nadie se le fuera a ocurrir comparar Indiana Jones, Regreso al Futuro o Karate Kid -todas ellas grandísimas películas dentro del género del cine de entretenimiento más puro- con Stalker de Tarkovsky, o Mulholland Drive de David Lynch. Así pues, a la anticipación anterior se añade una corrección, y es que los videojuegos citados no son malos (otros sí lo son) pero tampoco son, si se quiere así, lo suficientemente buenos como para cumplir una serie de metas deseables en el campo de lo artístico, concepto que ha perdido gran parte de su sentido por el mal uso que se ha hecho de él.

La cuestión es que en este E3 se ha llegado a unas cotas de magnificación de este proceso del videojuego comercial a mi parecer preocupantes. No sólo se han anunciado las (sic) esperadísimas secuelas de las franquicias de éxito, con Metal Gear Solid haciendo doblete; sino que además, uno de los pocos juegos que prometía escapar de esta tendencia, hablo ahora del antiguamente conocido como project Trico, ha caído en una repetición de concepto y excesivo continuismo con sus previas entregas preocupante y entristecedora. Con esto se pierden grandes bastiones que parecía haberse levantado, quizás ilusoriamente, quizás deficientemente, con juegos de la anterior generación como los de la saga Silent Hill, o los mismos títulos previos a The Last Guardian del ICO team. ¿Dónde quedan las impresionantes posibilidades que plantean los videojuegos? ¿Cuándo van a comenzar a aprovecharse eficientemente todos los recursos que la interactividad es capaz de ofrecer? Para ambas preguntas, las respuestas que podemos hallar son poco halagüeñas u optimistas. La industria del videojuego a diferencia de otros medios artísticos con mejor momento de nacimiento, apareció en el peor de los tiempos, con los engranajes de la sociedad de consumo articulándose a máxima potencia y parece que siendo realistas y atendiendo a las evidencias estaba determinada a terminar o, simplemente transcurrir, por las vías en que se sitúa actualmente.

No obstante, siendo también realistas y atendiendo a las evidencias, en este último E3 no han sido todo productos de máquina expendedora para las masas, ha habido algo que en mi opinión ha sido lo que definitivamente a acabado por situar a una gran neófita en el universo de los videojuegos como la líder a la vanguardia de la eterna y competitiva carrera por el liderazgo como compañía más potente y fuerte del sector. Cuando Project Natal(2) se presentó con el vídeo inicial donde un chaval combatía contra el sempiterno arquetipo del maestro de artes marciales la reacción inicial fue la del escepticismo. ¿Era aquello un nuevo intento del fracasado Eyetoy de sony? ¿pretendía microsoft arrebatarle el puesto a nintendo con alguna suerte de aparato que en aquel vídeo yo era incapaz de ver? Por supuesto, no contemplaba la posibilidad de lo que se me mostraba, más producto de la ciencia ficción que de la realidad material en que vivimos, pudiera ser verdadero. Consideré que probablemente se tratase de la manidísima estrategia pubilicitaria de la edulcoración de la realidad y la verdad a medias, pero comencé a pensar que si aquello realmente funcionaba como se prometía iba a constituir un salto cualitativo enorme dentro del ocio interactivo. No obstante, y dado que con el anuncio de Revolution la sensación fue la misma, no quedó más remedio que mantenerse a la espera.

No pude ya continuar en esa actitud cuando por fin mostraron el aparato en directo. Fue francamente emocionante ver cómo no solo reconocía a escala 1:1 los movimientos de la persona que se situaba frente a la pantalla (con los inevitables fallos perdonables tratándose de un producto todavía en desarrollo). Mi ilusión llegó todavía a niveles más altos cuando apareció el proyecto en que estaba trabajando Peter Molyneux utilizando la tecnología de Natal. El campo de posibilidades que abría la existencia de este aparato era tan absolutamente impresionante que asustaba.

No obstante, llegados a este punto debo retornar de nuevo al escepticismo y a un cierto pesimismo, atendiendo al más que probable uso que se va a hacer de esta tecnología. En primer lugar, no se puede olvidar que el origen de este aparato se halla situado en adquirir posición privilegiada en la “carrera armamentísitica” cuyo inicio supuso la aparición de la Wii de Nintendo: el descubrimiento del casual gaming. De manera que, siendo sensatos, si Natal ha aparecido es debido a que Microsoft quiere su pedacito (dudo en usar el sufijo flexivo aquí) de la tarta. Que a posteriori ello conlleve otro tipo de consecuencias más deseables es algo que sin duda quiero, pero no espero. Tenemos también como dato a barajar los antecedentes de Microsoft como empresa. Conviene recordar que con su sistema operativo Windows ha hecho lo indecible por establecer un monopolio que ha dejado de serlo solo de nombre, perdiendo terreno por última vez recientemente con la imposición de Office como estándar en la ofimática. Así pues, las consecuencias prácticas que podemos esperar de Natal, no son demasiadas.

Este es el estado en que se encuentra la industria, sumida en un vacío comercial, deseado en todo momento por las empresas desarradoras tanto de hardware como de software, y no sé si deseado -ello me preocuparía mucho más- por los usuarios de este mundillo. Las alternativas y posibilidades no cabe duda de que no solo están ahí, sino que no dejean de plantearse, cabe ahora desear con ansia y esperar si se es optimista, que las repercusiones prácticas de la aparición y el aprovechamiento del material, el por aparecer y el disponible, sean los adecuados.

(1) Con una excepción, de la que hablaré más adelante.
(2)Para obtener más información sobre el Project Natal recomiendo encarecidamente ver la conferencia de Microsoft de este E3. Link: http://e3.gamespot.com/press-conference/microsoft-e3/

Anuncios
    • Vicca
    • 15/06/09

    Pido Censura!
    Bueno, realmente solo te doy un poco de carta blanca para que hagas con este comentario lo que creas conveniente.

    Me gustaria crear un poco de controversia y de jugar al abogado del diablo un poco, y aclarar algunos puntos de tu discurso que me resultan un poco molestos…

    Intentare ser lo más breve y conciso que pueda:

    1- “El problema es que la industria actual no pretende más que hacer dinero”

    La verdad es que este punto no puede faltar en ningún discurso demagogo que se precie… por eso me extraña encontrarle aquí, le resta algo de seriedad al asunto empezar por criticar a la industria y a la economía y al capitalismo… No se, los ejemplos que pones tu mismo hablan por si solos. La Nike probablemente sera la encarnacion de la maldad junto a MacDonalds, no tengo ningun interes en negarlo, pero lo cierto es que hace los mejores balones del mercado, y eso es porque innova, estudia la fisica de los balones, la fisiologia del jugador y aplica los resultados en hacer un mejor producto, que lo venda a un precio injusto no es lo que venimos a debatir.

    Con esto quiero decir que por más avara que sea una empresa, por más plus valía que pretenda sacar de sus empleado, no siempre se traduce en una mala calidad del bien producido. Otro ejemplo seria el sector militar, que se gasta millones y millones de euros en investigacion, pero con la idea de vender sus aplicaciones al sector civil (en el más benevolente de los casos) y así ganar más de lo invertido, pero con productos y aplicaciones que realmente han consistido en la espina dorsal del progreso tecnológico de occidente.

    2- ¿Cuál es el concepto de Arte que manejas?

    Es una pregunta totalmente legitima, y probablemente si me aclaras esta duda, me aclararas muchas más.

    Pero te recuerdo que el concepto de arte es un invento muy moderno (siglo XVIII) , muy elitista y muy económico.

    3- “Con esto se pierden grandes bastiones que parecía haberse levantado, quizás ilusoriamente, quizás deficientemente, con juegos de la anterior generación como los de la saga Silent Hill, o los mismos títulos previos a The Last Guardian del ICO team. ”

    Parafraseando al filosofo, “el 90% de todo es mierda”…
    Vamos, que todo producto estetico esta cargado con los patrones morales y eticos de su epoca y contexto cultural, y los cambios y revoluciones no son el pan de cada dia, sino que requieren un periodo de maduracion importante, a veces incluso siglos, no es cosa de cada cinco años…

    Aunque en este punto si que me gustaria entrar más largo y tendido, y es que la industria cultural (no solo la faceta de videojuegos) si que se ha erigido como la suprema iconoclasta barroca, no en el sentido de derrocar idolos e iconos, sino en el sentido de crear miles y miles, vacios y que se renuevan cada celebracion del E3 o de los Oscars…

    4- Enlazando con el punto anterior, que hay con “el lado oscuro” de los videojuegos.?

    Suena un poco apocalíptico, pero me sirve de ejemplo también para lo que quiero tratar, y esa esa capacidad que tienen los videojuegos en su carácter más estético y visual: La iconicidad y la cultura de masas… vamos que con respecto a este punto también tengo especial interés.

    5- “Este es el estado en que se encuentra la industria, sumida en un vacío comercial, deseado en todo momento por las empresas desarradoras tanto de hardware como de software, y no sé si deseado -ello me preocuparía mucho más- por los usuarios de este mundillo.”

    Pues si, es como decía antes, la capacidad de la industria cultural de crear multitud de imaginarios vacíos y en constante renovación, pero porque en el fondo eso es lo que se demanda de ella…

    Lamento no poder entrar a un debate más técnico, pero mis posibilidades son las que son, y en el fondo creo que eso seria perder una batallaa con la industria, que se basa precisamente en el mero desarrollo y progreso tecnológico más crudo, sin plantearse aplicaciones más interesantes.

    Enhorabuena por decidirte a crear este espacio… y de nuevo lamento irrumpir tan violentamente en él, pero espero que de todo el sin sentido que escribí se pueda aprovecahr algo para continuar creciendo…

    • purpledtentacle
    • 15/06/09

    Como de este temas hemos hablado ya bastante, la verdad es que había decidido prescindir de comentarte las mismas cosas de siempre; hasta que ví un comentario (por fin, debes de pensar).

    El punto 2 de Vicca, es decir, explicitar cuál es el concepto de arte que manejas (o, más específicamente, como te lo he planteado otras veces, cuáles son tus criterios de demarcación arte/no-arte buen-arte/mal-arte) es importantísimo. Que no quieras meterte en este fregado todavía, puede, pero espero que veas que es fundamental empezar a hablar del tema y que no todo el mundo tiene eso claro. Te animo desde aquí a hacerlo, pues puede salir un debate interesante.

    Por mi parte te pediría también que aclarases un poco algunos detalles de trasfondo que das por supuestos y que argumentases un poco más esos elementos nucleares que das por sentados. O, en el caso de no querer argumentarlos (son tesis de partida, lo cual puede ser legítimo), que al menos los explicites. Porque no todos los saltos expositivos ni afirmaciones que haces son igualmente válidos. Tomo como ejemplo lo que Vicca ha citado en su punto 1 que, si bien no estoy del todo de acuerdo con su exposición a este respecto, he de reconocer que ha seleccionado un aspecto interesante.

    Nota a Vicca: Acepto que una empresa/persona/lo-que-sea puede ser la mejor de su sector y producir grandes bienes de consumo siendo cabrona a más no poder, maltratadora y buscando su máximo beneficio. Hasta aquí todo perfecto. Observación pertinente y aguda sobre el texto. Pero me mosquea cuando dices “que lo venda a un precio injusto no es lo que venimos a debatir”, pues no creo que pueda separarse del todo la calidad de un producto del contexto (mercantil o de otro tipo) del que surge y en el que se inserta. Y esto pasa también con el arte; la obra puede ser una maravilla, pero si exige que un perro se muera de hambre delante de tus narices ya es algo, como mínimo, que criticar (esto del perro es verdad, una genial idea de uno de estos artistas conceptuales tan modernos). De todas formas esto es un matiz que nos desviaría de la conversación, aunque no quería perder la oportunidad de comentarlo.

    En fin, que nos cunda el (posible) debate subsiguiente.

    • welking
    • 30/06/09

    Unos calurosos saludos para los dos, Vicca y Purpled. En primer lugar, quisiera pediros disculpas por no haber sido capaz de responder hasta ahora, pero no diré los exámenes en sí, sino la presión que suponen su existencia -además de otros motivos menos lícitos, para qué negarlo xD- me han mantenido alejado del blog más de lo que me hubiera gustado.

    Centrándome ahora en el tema, me gustaría dedicarme a responder a Vicca punto por punto principalmente porque creo que así también responderé a Purpled, ya que me da la sensación de que su intervención es más una anotación al mensaje que le precede que una intervención en sí misma, y así mato los dos pájaros de un tiro. Ahí vamos:

    [1- “El problema es que la industria actual no pretende más que hacer dinero”]

    Me parece que centrar la crítica en este punto me parece de lo más lícito, pues honestamente considero que lo principalmente responsable de los fenómenos que critico es precisamente el modelo de mercado del ocio que genera el capitalismo. Me parece bastante innegable que cosas como el excesivo conservadurismo con ciertas concepciones y formas de videojuego y la tendencia exagerada a cumplir a rajatabla los preceptos del manual de “cómo hacer un videojuego que venda a espuertas” son responsables en una magnitud digna a tener en cuenta de la situación en que nos encontramos.

    En cuanto a la segunda parte de la crítica, en primer lugar, habría que establecer hasta qué punto los balones de Nike son los mejores del mercado, porque se me hace difícil de creer. Y por supuesto, discrepo enormemente -y aquí estoy de acuerdo con Purpled- en que el tratamiento y la gestión de un producto está al margen del producto y no es criticable la empresa si el producto funciona. Evidentemente que es una estupidez criticar dicho producto si cumple bien su papel, pero no se critica el producto, creo yo, sino precisamente lo que no funciona, que es esa gestión del producto. Ahora me explico un poco mejor.

    El problema, a mi parecer, es que este punto, el del aproximamiento y el enfoque con el que trates tu videojuego, u obra en general, y no solo hablo ya de lo que se haga a posteriori, con el videojuego terminado, a nivel de distribución, soporte, etc. sino de las concepciones, ideas y pretensiones con las que partes, que determinan irremediablemente la naturaleza de aquello que te propones generar. Y claro, si lo que pretendes es única y exclusivamente lucrarte, muy probablemente el contenido de lo que ofrezcas se resentirá de esto.

    También debo volver a señalar algo que ya dije en el texto pero que quizás no ha quedado todo lo claro que hubiera querido; y es que no se trata de suprimir el juego comercial ni los valores con los que comulga este tipo de obra, sino de hacer que no sea eso lo único con lo que te puedas encontrar. Yo, que tanta crítica hago soy el primero que, normalmente, se compra uno de esos juegos comerciales al mes (con los 60 eurazos que ello supone) y por lo tanto, muy disgustado no debo estar si consumo a un ritmo tan considerable, pero es incuestionable que si puedes tener 3 tipos de juego diferentes cada uno de los cuales ofrece una experiencia digna de ser vivida, no veo por qué nos debemos de quedar en un único tipo de juego.

    [2.- ¿Cuál es el concepto de Arte que manejas?]

    Apuf, aquí me pillas bien en bragas. Si tengo que dar una definición de lo que considero arte, diría -de manera probablemente errónea y equívoca- que es quizás aquel producto subjetivo generado por una persona o grupo de ellas con la pretensión de narrar algo como punto nuclear, fundamental y central, poniendo para ello en funcionamiento todos los mecanismos posibles, y pretendiendo en todo momento que esos mecanismos sean los que mejor conducen a tal fin.

    Considero que lo que diferencia algo comercial de algo con pretensiones artísticas es la fuerte intención de contar algo y de hacerlo del mejor modo posible (del modo que mejor capte aquello que el autor o autores desean transmitir) aunque ello suponga el pago de un precio ajeno poco deseable como la imposibilidad a llegar a determinado tipo de espectador, de sufrir económicamente, o emocionalmente. En otras palabras, la existencia de un compromiso potente por parte del autor para con aquello que pretende producir y transmitir.

    Por supuesto, existen otras variables que codifican lo que es el buen arte, como la necesidad de una consistencia y coherencia dentro de la propia obra (la obra debe cumplir las espectativas que genera en su espectador) o una cierta complejidad, esfuerzo y pericia por parte del autor para representar lo que pretende (de nada sirve si tu pretensión es comunicar simplicidad y para ello recurres a dibujar un punto blanco sobre un lienzo).

    Hay más puntos, demasiado oscuros como para ponerme a abordarlos con las escasas herramientas y tablas con las que cuento ahora mismo. Por ejemplo, todo lo que concierne al espectador. Es indudable que para que la obra funcione el espectador debe sentirse identificado e implicado en la obra, pero claro, esto ya está fuera del autor y de la propia obra y no sé definir en relación a este punto las condiciones que hacen el buen arte, o el arte a secas. Quizás el que cumpla con unos criterios concretos implícitos que conozco solo intuitivamente y por lo tanto, no puedo expresar.

    Sé que esta la definición es paupérrima y que tiene más agujeros que un colador, pero honestamente, no puedo dar otra cosa. Pido disculpas.

    [3- “Con esto se pierden grandes bastiones que parecía haberse levantado, quizás ilusoriamente, quizás deficientemente, con juegos de la anterior generación como los de la saga Silent Hill, o los mismos títulos previos a The Last Guardian del ICO team.]

    Por supuesto que hace falta una maduración progresiva y que la aparición de un giro en la industria no es cosa de dos días, pero para que se produzca el giro, se han de dar unas condiciones entre las que está que dicho giro se reclame, y es probable que no viva para ver ese videojuego que deseo, pero me contentaré con propiciar su aparición.

    [4.- y 5.-]

    Cultura de masas y capitalismo van cogidas de la mano, creo yo. No la cultura de masas en sí, pero sí es cierto que la cultura de masas que pueda existir hoy en día es producto total y absolutamente del capitalismo en que vivimos. Se nos bombardea con información interesada de manera exagerada, obviando y maquillando lo que es desagradable, información que además de interesada es inconexa, y en muchos de los casos se presenta de forma totalmente desplazada de la realidad. El fenómeno de la fragmentación del individuo tiene bastante que decir aquí.

    Lo que todo ello genera ese estado de confusión, de pérdida de consciencia y de estupor que nos lleva a aceptar y vivir con un grado de contradicciones dentro de nuestro sistema de creencias que a mí personalmente, me resulta francamente sorprendente. Y esto, volviendo al tema, interesa de cara a vender el producto que no ya ofreces, impones.

    Fragmentados e inconscientes como nos hallamos, es mucho más sencillo vender la película que hemos hecho, o peor, vender la mejor película de la historia que hemos hecho, la cual aparece incesantemente, una y otra y otra vez. Y claro, con este funcionamiento de las cosas lo más cómodo y eficiente es generar algo que ya mencionaba antes: patrones y criterios recurrentes que operen más ímplicita que explícitamente para así generar un espacio y unas condiciones donde poder operar sin recurrir a demasiado al esfuerzo, la creatividad o al riesgo. Obviamente, aquí ya ampliamos horizontes y la crítica no solo se aplica al videojuego, sino a toda la producción de bienes en general, artísticos o no.

    Lo que quizás no tengo tan claro es si realmente esto lo demandamos nosotros de ella, si ella lo demanda de nosotros o si se trata de un proceso retroalimentativo bidireccional y son tal culpables los unos como los otros.

    En el fondo, cuando me refería a capitalismo no solo lo hacía en el sentido infantil, inocente y sencillo sino que pretendía que todo esto quedase incluido dentro de la crítica que hacía. Mea culpa por no haberlo dejado demasiado claro.

    • Vicca
    • 30/06/09

    Gracias

    Pues nada, me doy por satisfecho, aunque no comparto del todo la visión que ofreces. Probablemente por que antes que buen critico soy simplemente un pasota, o es que simplemente soy demasiado cínico y ya todo el discurso artístico lo veo un poco con recelo.

    Lo cierto es que “in my humble opinion” los videojuegos y la industria en general no pueden escapar de la historia, y a través de la historia nos hemos montado todo un tinglado para no admitir abiertamente que esos “valores artísticos” no son más que dinero y poder.

    Desde El Partenón a la Capilla Sixtina, desde el Quijote hasta los edificios de Calatrava y los platos de Ferran Adriá, el arte es arte porque obedece a los intereses económicos, políticos y culturales de aquellos que en su momento tenían el poder, o de aquellos que posteriormente lo alcanzan y se dedican a profanar las tumbas de sus muertos para reclamar justicia.

    Lo mismo pasa con los videojuegos, por qué es más artístico el ICO que un Sonic? en el fondo se trata de vender los mismos valores…

    Niño inocente encarcelado conoce chica guapa encarcelada y misteriosa, son atacados por criaturas sombrías que responden a la maligna reina sombría a la que el niño inocente derrota y escapa con la chica guapa….
    = El pequeño puede ganar, no hace falta ser fuerte, ni siquiera extremadamente astuto, solo necesitas un puñado de buenas intenciones y perseverancia…
    . = El bien prevalecerá siempre al mal

    =Discurso Disney

    Hombre, es lo mismo que te venden todos los demás juegos, desde el Mario hasta el Silent Hill, solo que uno es más simple y el otro tiene un discurso más enrevesado.

    Que no son valores que desdeñe, pero que vamos, a estas alturas están un poco descreídos. Tampoco quiero negar que existan juegos realmente cuidados y laboriosamente hechos, pero que aun así, no pasan de ser un experiencia estética determinada en un punto histórico determinado.

    Como los cuadros de gordas hace un par de siglos, o los paisajes románticos, el pelo afro o los pantalones de campana, no se debe olvidar que se tratan de modas, y que Moda es la hermana de Muerte ya que ambas son hijas de “Caducidad”

    Con esto no quiero negar el carácter artístico de los videojuegos, sino de negar “la naturaleza artística” de absolutamente todo. Pero retomando el tema de los videojuegos y del blog os dejo con una pregunta que podría iniciar un bonito debate y encaminar más todo esto hacia algo más “entendible”.

    “A que os referís cuando habláis de “un buen videojuego”?

    Bonus Points: Para hacerlo más interesante, intentad no incluir la palabra “arte” ni derivados o referencias a otras obras (conocidas o no).

    • welking
    • 1/07/09

    Vicca, discrepo enormemente en considerar que lo que sea que es el Arte (palabra que ni yo mismo he sabido definir pero con la que tanto se me llena la boca) sea única y exclusivamente dinero y poder. Te podría poner mil ejemplos de gente que ha intentado escapar de los convencionalismos, de explorar nuevos territorios, de tratar de contar algo sin recurrir a los tópicos de su época y de, en definitiva, huir del dinero y del poder. Quedarse solo en eso es ser muy parcial. Ahora bien, es indudable que lo artístico es producto de un contexto, social, político y también económico (además de otras cosas), pero eso no tiene por qué jugar en su contra. Lo hace cuando se atasca, deja de avanzar y adopta posiciones cómodas con las que se asegura el beneficio, tendiendo no a alcanzar nuevas formas efectivas y válidas, sino estirar cada vez más y más esos estereotipos hasta alcanzar el punto de mínimo en esfuerzo, máximo en billetes.

    Ico NO tiene por qué ser mejor que Sonic, Ico sirve a unos propósitos y Sonic a otros, el problema es cuando solo puedo jugar a Sonic’s, sin poder jugar Ico’s. ya lo digo en el texto y en el comentario anterior. Disfruto mucho de los productos comerciales, pero maldita sea, deseo tener otras oportunidades; la posibilidad de vivir otras experiencias que me lleven a lugares no mejores ni peores, solo diferentes.

    Tampoco hace la trama al juego, ni los gráficos, ni la música, al juego lo hace el global. Tanto en cine, como en pintura, como en música hace tiempo que se dejó de contar cosas diferentes. Si vamos a podernos reduccionistas lo más probable es que terminemos con cuatro o cinco productos-tipo que se repiten incesantemente. La gracia es que al mismo tiempo, son puntos opuestos. Somos seres complejos, capaces de captar infinitos matices y configuraciones posibles, y mientras tengamos eso, por mucho que las tramas u otros elementos se repitan, seguiremos haciendo obras representativas subjetivas, por no volver a hablar de Arte.

    Sí, ahora está de moda el posmodernismo, el pesimismo, la impotencia, el oscurantismo, la obtusidad, en lo supuestamente artístico, pero me repito, eso no es malo. La contingencia de los valores que utilizo para evaluar lo subjetivo e incluso lo subjetivo en sí me es irrelevante: es lo que existe, lo que está a nuestra disposición y lo único que podemos utilizar, de la misma manera que en el s. XV los criterios eran otros, los de los cuadros de gordas.

    Pluralidad es la palabra. Se trata de buscar una pluralidad, de no estancarse en los Transformers y de, por qué no, hacer Transformers VS. Predator VS. Wagner VS. Akira VS. Mickey Mouse. Será una pluralidad limitada, caduca, como limitados por tantísimas cosas nos encontramos, pero esta búsqueda no supone ninguna pérdida, sino solo una potencial ganancia.

    Y claro que no existe el ARTE, absoluto, eterno e inmutable, ni existirá, pero es que yo nunca he pretendido hablar de eso. Se trata de hablar de nuestro Arte, del que se encuentra a nuestra disposición, y de dadas nuestras condiciones concretas, limitaciones y normas a cumplir, conseguir cubrir tanto espacio como nos sea posible, sin quedarnos aterrados, limitados a una pequeña parcela porque es la parcela que nos deja el conservadurismo del enriquecimiento económico.

    Para terminar, respecto a tu pregunta, te pido que quede pospuesta, porque precisamente sobre eso tengo planteado otro artículo para el blog, y quizás pueda venir mejor comentarlo en ese momento.

    Una vez más, mis más sinceros agradecimientos, Vicca. Un saludo.

    • anal
    • 2/07/09

    Tienes la espada de Democles colgando de los pelos de mis huevos, asi que si me los sigues tocando me voy a tener que poner serio y hablar con tus padres.

    En relación a este muermopost: ¿La pedanteria puede determinarse con antelación o simplemente surge espontaneamente en esos momentos de falta de riego.

    • welking
    • 2/07/09

    Las tetas, anal, las tetas.

    • Una Bola Cualquiera
    • 2/07/09

    Interesante articulo. El unico problema que encuentro es que el E3 es una feria comercial patrocinada y llevada acabo por las grandes industrias comerciales y capitalistas del sector. Esperar encontrar ahi grandes joyas es como esperar encontrar buenas peliculas en los Oscar.

    El videojuego que puede llegar aspirar a ser reconocido como arte no son los Uncharteds, Metal Gears o Marios. El mainstream de cualquier genero artístico es basura comercial. Obviamente se pueden hallar buenos libros famosos, películas de éxito excelentes o pintores actuales exquisitos.

    Es verdad que el haber nacido con el capitalismo los videojuegos ha afectado mucho pero siempre existe una área independiente de creadores que sí hace verdaderas “obras de arte” (lo entrecomillo porque a nivel personal no creo que los videojuegos hayan alcanzado esa madurez necesaria, pesimista que es una). Obviamente si lo que uno espera que es haya Jonathans Blow trabajando para multinacionales y presentando productos innovadores y que demuestren lo joven y verde que está todavía este mundo lo lleva crudo.

    Pero bueno, me voy por las ramas. Sobre el E3 está claro que ha sido todo un éxito y de los mejores que se ha visto desde el punto de vista comercial. Se han anunciado un montón de “vendeconsolas” y productos nuevos qué van a generar un monton de ingresos comerciales, ventas y discusiones dentro del mundo comercial y general de los videojuegos. Obviamente se pueden presentar cosas interesantes, como el Project Natal o el Milo, del cual estoy enamorada. Pero como tu has dicho son interesantes por la herramienta que suponen para los buenos desarrolladores. La gente con cabeza y visión para poder transmitir más cosas que minijuegos de parar pelotas y juegos ridículos sobre conducción.

    Genios o artistas, dentro del mundo comercial hay pocos, esperar buenas o excelentes noticias de ellos en cada gran feria me perece de una buena fe y optimismo desmesurado.

    • welking
    • 2/07/09

    Gracias por el comentario, Bola. Por casualidad no serás la Bola de rah, ¿no? Si es así, me sorprende encontrarte aquí (en el buen sentido, por supuesto).

    En cuanto a tu comentario en sí, qué puedo decir, pues que tienes toda la razón. Por supuesto que esperar que se presenten cosas de la naturaleza que reclamo en una feria de ese tipo es como mínimo, algo ingenuo. Sin embargo, no era esta mi intención. Mi idea era un poco más partir de la feria para analizar el estado en el que se encuentra la industria (estado que además es extrapolable a otras industrias, como bien has señalado en el ejemplo de los oscars), y en base a eso, elaborar una crítica. Soy consciente de que lo que reclamo es imposible por improbable, pero precisamente, para que sea posible y probable creo que comienza a hacer falta que aparezcan gente y espacios donde este tipo de cosas comiencen a reclamarse.

    Es cierto que existe una industria indie, pero a diferencia del cine, donde la corriente no-comercial cuenta con herramientas y presupuestos que les permiten hacer cosas con bastante solvencia, el desarrollador independiente de videojuegos cuenta aún con recursos demasiado pobres. Básicamente, casi todos los juegos indies son en 2D con pixelart y son más eyaculaciones espontáneas de poca duración que obras completas en un sentido fuerte. Lo ideal por tanto sería que existiese un mercado más fuerte para el juego independiente, y un poder económico más fuerte en manos de esta gente. Creo realmente que existe una salida económica para este tipo de juegos, al fin y al cabo ahí tienes Braid, o The Path, ambos juegos más experimentales a los que, pese a todo, les ha ido bien en ventas. Discrepo sin embargo en cuanto a lo de la madurez, y te insto a echarle un vistazo a los trabajos de Tale-of-Tales (los del mencionado The Path). Creo que en ese caso, y en otros que me he encontrado, sí que se ve una complejidad propia de un medio si bien no maduro del todo, sí lo suficiente como para empezar a considerarlo como tal.

    Y sí, comercial y artístico al mismo tiempo hay o pocas cosas o ninguna, pero de eso se trata, de explicitarlo. de evidenciar el problema y de ponerlo en un primer plano. Lo más probable es que dentro de 5 años el E3 siga siendo el mismo del que me quejo ahora, pero si nadie se queja y si no se dan apoyo a otro tipo de iniciativas, a poco se puede llegar.

  1. Siento desilusionarte Varta pero Bola era yo que estaba puesta la info de la parienta y no me había dado cuenta xd.

    Totalmente de acuerdo con tu último comentario, por cierto.

    • welking
    • 14/07/09

    Ah no, no pasa nada. Me había sorprendido, pero nada más. Me alegro de que fueses tú el del comentario.

    Aprovecho para decir que sé que esto está un poquillo apagado y que no lo he actualizado durante mucho tiempo, pero estoy liado con los exámenes de Julio y no he podido dedicarle tiempo a esto, pero lo haré.

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: